A Skanner Darkly – Richard Linklater (Crítica sin spoilers)

424754-philip-k-dick-a-scanner-darkly-wallpaper

No es la primera vez que se trata la paranoia por el abuso de drogas en el cine. De hecho, es un tema relativamente recurrente para aquellos directores que quieran experimentar con las formas. Ejemplos relativamente sobrios como El Hombre con el Brazo de Oro compiten con hiperbólicas cintas como Asesinos Natos. Esta última, a pesar de no tratar el tema directamente, sí tiene la drogadicción ligada a su director de un modo totalmente sanguíneo.

A Scanner Darkly o Una Mirada a la Oscuridad, de entrada: es una película anómala protagonizada por actores reconocibles en cada pequeño rincón del mundo; quizá por ello resulta fascinante observar cómo se mueven en este pequeño experimento, algo totalmente ajeno a los superheróicos papeles de presupuestos no aptos para mortales a los que nos tienen acostumbrados.

Es extraña simplemente al primer vistazo, a la primera ojeada en ese inventario que podría ser google imágenes. La película utiliza una casi ancestral técnica de animación llamada rotoscopia, que consiste en dibujar por encima de material rodado con actores reales para obtener un movimiento asombrosamente cadente y fluido. En este caso, esta técnica conocida por su carácter casi artesano evoluciona hacia cotas de hiperrealismo gracias a la adhesión del mundo digital, los colores vivos  y los movimientos imposibles de ese mundo se sitúan a medio camino entre la realidad y un mal sueño. Para los aficionados al videojuego puede ser un estilo conocido, al menos en apariencia, especialmente si se han probado las obras de estudios como Telltale Games.

272460-a-scanner-darkly-bob-arctor-wallpaper

Richard Linklater, se adentra en el reto de dirigir una crónica sobre la sustancia M., droga novedosa surgida de la mente de Philp K. Dick. La novela en que se basa y con la que comparte título está bañada en ese ambiente de desorientación y lirismo sucios que pueden provocar ciertas sustancias ilegales. La adaptación, realizada con secretismo tiene varias corrientes de rumores, desde que el primer borrador fue realizado por cierto guionista gigantesco llamado Charlie Kaufman que por unas razones u otras no llega a estar acreditado, hasta que la película simplemente está escrita por Linklater. Tras comprobar varias fuentes fiables podemos llegar a la conclusión de que Kaufman escribió un guión basado en la novela que nunca fue producido y Linklater realizó su propia adaptación (esto se puede argumentar, además, buscando el propio guion de Kaufman que se encuentra pululando por la red de redes). La película, poco a poco va alcanzando esas cotas de paranoia de la novela mediante dos elementos: la propia trama y la consecución de unas imágenes coloristas y distintas a todo lo visto anteriormente.

El argumento avanza a pequeños pasos, dando tumbos entre el drama, la ciencia ficción, el thriller, la comedia y el policiaco sin descuidar ninguno de sus elementos; poniendo énfasis a cada minuto en ciertas semillas (de Papaver Somniferum, a poder ser) de desconcierto para el espectador. No será raro comenzar a dudar de cada personaje, comprender que quizá sólo asistimos a una sucesión de eventos que se encuentran dentro de la mente de uno o varios de los protagonistas en un viaje onírico y desenfrenado.

scanner-darkly.png

En ciertas ocasiones, A Scanner Darkly peca de apoyarse demasiado en su gran facultad visual, descuida el ritmo y la propia trama que se pueden hacer algo más confusos de lo que un espectador medio podría desear para llegar a una conclusión que podría no ser del agrado de todos. Particularmente, creo que este pequeño desajuste encaja con el propio carácter trastornado con el que intenta jugar Linklater y no observo más que ciertas carencias en el ritmo de algunas escenas y varios coqueteos con la comedia que me resultan fallidos. El desconcierto e incluso los errores me resultan tan fascinantes como ese traje casi místico que utiliza el personaje de Keanu Reeves.

A pesar de que es complicado hablar de los actores en una película que quiere ser animación como esta, sí se podría destacar que todos ellos merecen una mención por la obligada sobreactuación a la que se tienen que adecuar. Algunos como Woody Harrelson, Robert Downey Jr. y Winona Ryder parece que estén en su salsa en esta exageración de sus personajes. Keanu Reeves, por su parte, trata de poner la especia más sosegada al plato con el objetivo de captar la empatía del espectador, lo logra al ser su personaje el más imperfecto y humano. Por último, Rory Cochrane está estupendo como alma perdida por la adicción.

A Scanner Darkly es una película de visión obligatoria para toda alma curiosa que desee comprobar distintos métodos de experimentación con el cine. Una película que incide como una aguja y que se consume en un par de caladas. Y aunque sólo sea por asomarte en este local de mala muerte por su curioso apartado visual y su interior repleto de humo, si te dejas llevar por la sensación de absoluta paranoia y locura que rezuma la cinta, disfrutaras de una experiencia tan fascinante como única.

18613914

Una respuesta a “A Skanner Darkly – Richard Linklater (Crítica sin spoilers)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s